lunes, 12 de septiembre de 2011

LA ASTROLOGÍA.

LA ASTROLOGÍA.

La Astrología ha sido mal valorada y mal comprendida sobre todo por las generaciones más recientes, puesto que, al ser sus postulados legados antiquísimos del esoterismo, se presentan como algo enigmático o incomprensible para el público en general.

La mayoría de la gente querría sacar provecho de la Astrología, pero sin estudiar y profundizar suficientemente como para llegar a una autentica comprensión de los fundamentos de esta ciencia, tratando de memorizar tal o cual característica de algún signo zodiacal (leídas en algún material de dudosa calidad) para repetirlas mecánicamente sin comprensión profunda del porqué se atribuyen a cada aspecto astrológico determinados valores. Como consecuencia lógica de esta conducta realizan análisis incorrectos que a la larga le llevan a pensar que la Astrología no sirve, o no tiene autentica realidad, siendo que lo que realmente sucedió es que fue incorrectamente utilizada. Esto equivaldría a que un mecánico inexperto al fracasar en el intento de reparar algún artefacto, concluyera que el problema radica en que dicho artefacto esta mal diseñado.

Es decir, para sondear exitosamente en la Astrología se necesita estudiar en profundidad (como cualquier otra área del saber), para conseguir de esa forma resultados maravillosos. Hemos de afirmar que la ciencia Astrológica es ciento por ciento exacta, y que es capaz de investigar detalles de la vida, psicología e historial de un individuo con tal exactitud , que sería imposible de igualar por otras áreas del saber.
Para lograr esto, habría que realizar a la persona un estudio llamado CARTA NATAL o CARTA ASTRAL, en el cual el Astrólogo ubica la posición exacta de los astros y del cinturón Zodiacal en relación al lugar y momento preciso de nacimiento. Las aspectaciones astrológicas que el individuo recibe al momento de su nacimiento marca las características que la vida del mismo tendrán.

Estas CARTAS ASTRALES pueden ser investigadas en distintos niveles de profundidad, brindando de esta forma, diferentes grados de conocimiento sobre la vida y destino del individuo. De acuerdo al grado de dedicación que el Astrólogo tenga hacia ese trabajo, será el valor monetario que este requerirá a la persona que se lo ha encargado. Justamente, como las CARTAS ASTRALES son  estudios que tienen un costo, puesto que le insumen al Astrólogo tiempo físico y dedicación, la mayoría de la gente jamás se los realiza, y prefiere contentarse con los libros que hablan de las características de los signos Zodiacales. Hemos de decir, que los signos del Zodíaco son una primera “simplificación” y generalización, puesto que nos aportarán datos de extrema importancia, pero nunca serán tan exactos como una CARTA ASTRAL, en la cual se estudian la posición de los astros en el firmamento exclusivamente para cada individuo. En cada signo Zodiacal quedan englobados muchísimos individuos, que tienen en común las mismas características, pero que  no necesariamente se expresan en idéntica forma. Por ejemplo, es signo de Aries es conocido por su tendencia a la Ira, pero dicha Ira se manifestará en forma distinta en diferentes personas; en unos serán característicos los violentos estallidos, de tipo volcánico, estruendosos y aparatosos; mientras que en otros casos se manifestará como un rencor contenido y sordo que hace estar siempre “a punto de estallar” y el fuego de la Ira le devora por dentro dando lugar al úlceras gástricas o intestinales; en otras personas dicha Ira se canalizará como una ironía mordaz e hiriente, aguda y hasta cruel ; etc, etc, etc.  Es por esto, que decimos que los signos son una primera generalización, en la cual, como es lógico, ya comienza a perderse exactitud. 

Muchos autores tienden a dividir cada signo en 3 “Decanatos” (es decir, el periodo de aproximadamente 30 días que ocupa cada signo, en 3 periodos menores de 10 días cada uno), a los cuales adjudican diferentes variaciones dentro de un mismo signo. Sin embargo me permito disentir con dichas divisiones, puesto que en nuestra opinión son artificiosas y carentes de utilidad real en el profundo análisis de un signo.

Nosotros velamos por un mejor entendimiento de esta ciencia, que ha sido donada al mundo para la mejor comprensión de los fenómenos humanos y universales en su conjunto, pero que lamentablemente por la incomprensión y desconocimiento del público en general tiende a ser calificada de inexacta o inútil.

Tenemos que realizar una aclaración importante, es imposible obtener todos los beneficios de la Astrología sin que la persona se realice el estudio astrológico llamado Carta Astral. Los Horóscopos de los diarios y revistas son generalizaciones extremas que no pueden aportar mas que tendencias excesivamente generales, y por tanto, cuya precisión es mínima. Estos Horóscopos son los que han generado una gran descrédito sobre la fiabilidad de la Astrología, pero pensemos por un instante ¿cómo podría un astrólogo realizar una predicción individual para millones de personas simultáneamente?; imposible. Cuando vemos los Horóscopos de los diarios debemos tomarlo de la misma forma que si viéramos las predicciones astrológicas anuales para un país; en este caso todo entendemos que dicha predicción habla en sentido general, y por lo tanto habrán personas que se verán más identificadas que otras con lo descrito en dicha predicción, de idéntica forma sucede con los Horóscopos comerciales. Como el astrólogo no es un adivino, se basa en el análisis de las posiciones planetarias y de los signos con referencia al firmamento, para realizar los estudios de los que se desprenden las predicciones que realiza. Y obviamente, para poder ubicar dichas posiciones estelares se necesita saber con exactitud el día, hora y lugar de nacimiento de la persona en cuestión, por lo tanto, como verán, se hace imposible sin esos datos hacer predicciones ciertas y efectivas; sin estos datos solo se pueden dar tendencias generales más o menos imprecisas.





UTILIDADES DE LA ASTROLOGÍA.

La Astrología presenta una amplia gama de usos y utilidades para las cuales se expone como una herramienta extraordinaria.

La más importante de estas utilidades es la del análisis psicológico de un individuo. Nosotros, en general, nos hemos resignado a desconocer totalmente la ciencia llamada psicología, relegándola únicamente al plano de ciertos “especialistas” quienes poseen un título que les avala  como aptos para conocer la psiquis humana. Pero en los antiguos tiempos, la psicología estaba permanentemente de manifiesto, siendo utilizada por toda clase de personas.

Aún hoy, muchas personas trabajan con la psicología sin tener un conocimiento cabal de la misma, tanto como los vendedores ambulantes, los mendigos,, los “galanes”, etc. Todos ellos saben como presentarse ante el mundo, para influir en la psiquis ajena en forma favorable  para conquistar sus propósitos, y esto parte de un conocimiento intuitivo de la psicología humana.

La psicología es de vital importancia, puesto que la existencia de un individuo quedará pautada por los puntos de vistas o los ángulos desde los cuales tenderá a apreciar la vida. Dos personas pueden vivir una misma situación, pero al ser su psicología diferente, reaccionan de maneras distintas. Podemos afirma que la existencia de un individuo queda delimitada por su psicología. Por lo tanto el conocimiento de la psicología nos lleva a comprender mejor a nuestros semejantes, entendiendo que no todos tienen porque pensar, sentir y actuar igual que nosotros, y además entender  cuales son los resortes internos que les movilizan a esa forma de acción, tan disímil con la nuestra.

Todos sabemos que no podemos esperar que el resto de los individuos actúen igual que nosotros, pero sin embargo, al momento en el que se produce una situación con otra persona una dice “pero ¿por qué hizo esto y no aquello..?” o “¿pero como se le ocurre hacer eso?”. Esto demuestra que en realidad aunque sabemos que el resto de los mortales son distintos, en el fondo profundo de nuestra psicología, seguimos pensando  que tienen que hacer las cosas de la misma forma que nosotros la haríamos, y por tanto actuar igual que lo haríamos nosotros. La comprensión de la diversidad psicológica  es un logro muy importante que nos potencia a un relacionamiento interpersonal mucho más armónico de la habitual, y la Astrología no ayuda enormemente a dicha comprensión.

Pero el conocimiento de la psicología que nos brinda la Astrología, tiene una finalidad superior y trascendente; el AUTOCONOCIMIENTO. En el templo de Delfos, en la Grecia antigua, se alzaba a la entrada del mismo, una inscripción que decía: “Te advierto, quien quiera que fueres, ¡Oh! Tu que deseas sondear los arcanos de la Naturaleza, que si no hallaras dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo afuera. Si tu ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias?. En ti se halla  oculto el tesoro de los tesoros. ¡Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses”.

Esto nos quiere decir, que en el interior humano se encuentran muchas potencialidades latentes, que se encuentran a la espera de ser realizadas. Pero, al igual que una persona con muchas dificultades económicas no puede hacer uso de un tesoro que se encuentra en su propiedad, por desconocer su existencia y donde se encuentra; así el ser humano no se dispone a encontrar estas facultades adormecidas pues ignora siquiera su existencia, o posee un sentido equivocado de donde buscarlas. Para poder extraer estas potencialidades se necesita descubrirlas, y eso se logra mediante el Autodescubrimiento y el Autoconocimiento, para los cuales la Astrología se convierte en una herramienta invaluable.

De la misma forma que cada persona posee dentro de sí grandes tesoros en latencia, también posee determinados errores psicológicos, vicios, defectos y limitantes que muchas veces la persona desconoce o jamás se a dispuesto a estudiarlos en profundidad para poder corregirlos definitivamente para impedir que dañen nuestra vida. Pero el signo nos marca la tendencia natural a tener o desarrollar determinados defectos, tales como la Ira de Aries, el Orgullo de Leo, la Critica de Virgo, el Resentimiento de Escorpio, etc, etc, etc.

Muchas personas suelen preguntar a los astrólogos cual es el mejor signo del zodiaco, y en honor a la verdad hemos de decir que ninguno. Cada signo posee determinadas virtudes, que son las armas que la creación ha depositado en nuestras manos para desenvolvernos y tratar de alcanzar la plenitud de la vida. Pero también posee defectos, que son nuestros puntos de tropiezo constante y sobre los cuales debemos trabajar para erradicarlos de nuestro psicología, puesto que si no, serán los que conspirarán contra nuestra felicidad, puesto que las nefastas consecuencias que ellos generan indudablemente volverán a nosotros como un bumerang fatal. Quien conoce de Astrología, conoce la parte virtuosa y la parte errónea de sí mismo y de los demás.

Otra aplicación muy importante de la Astrología (pero que requiere de un astrólogo sumamente competente y responsable ) es el diagnóstico médico. Mediante el uso correcto de una Carta Astral se pueden determinar los puntos débiles en la anatomía de un individuo, y mediante la progresión de dicha carta, se pueden visualizar las afecciones puntuales que le aquejan en un momento dado, sin tener que someterse a gran cantidad de dolorosos (y en algunas ocasiones denigrantes) exámenes médicos, solo para obtener un diagnóstico adecuado. No queremos decir con esto que la herramientas de la medicina moderna no sean útiles, sino que en muchas ocasiones se puede llegar al mismo resultado sin someter al paciente a métodos de diagnósticos agresivos y que conllevan efectos secundarios y molestias de todo tipo.

En el campo de las relaciones humanas, la Astrología es extremadamente útil. Que fácil sería para un comerciante realizar sus negocios sabiendo como es la psicología de aquella persona con la que vamos a tratar. Imaginemos a un vendedor o a una persona encargada de la contratación de personal, cuanto alivianaría su trabajo el conocer de antemano determinadas características psicológicas de aquellos con los que nos pondremos en contacto profesional.

En el área de la educación, las utilidades de la Astrología son enormes, pues permite a padre y educadores profundizar en el conocimiento psicológico del niño, sabiendo así como orientar más convenientemente su educación. En cualquier Carta Astrológica surgen inmediatamente datos que nos hablan sobre la Vocación de la persona. Imaginemos por un instante educar a un niño, sabiendo de antemano cual es su Vocación...cuan fácil sería y cuantas menos dificultades tendría que atravesar el niño.

La Astrología es de extrema utilidad para delimitar el grado de compatibilidad y las áreas de fricción en las relaciones matrimoniales, lo cual nos permite tener una idea cabal de cómo será nuestro matrimonio, más allá de la épocas rosadas de los primeros tiempos.

Y por último, la mayor de las funciones de las Astrología es la posibilidad de delinear el Destino de la persona. El Destino en sí mismo no es inmutable, se puede cambiar pero solo en base a profundos cambios psicológicos. Por ejemplo, supongamos que una persona tiene como destino el morir en una riña, pues si esas persona fuera capaz de eliminar de su psicológia el defecto de la Ira, al llegar a ese momento del Destino, ese evento no se cumpliría, porque ¿cómo podría pelear una persona que no se enoja?.
Para lograr eso es necesario el Autoconocimiento y una voluntad suprema.
Pero para las personas que les sea imposible cambiar, el Destino entonces, se presenta como inmutables. Mediante la Astrología podemos estar prevenidos ante determinados sucesos y tratar de sacar un mejor partido de nuestras circunstancias.

Como verán, la Astrología tiene una amplia gama de aplicaciones practicas, que distan mucho de decir “¿qué es lo que dice mi horóscopo para hoy?...

INTRODUCCION HISTORICA


Con el surgir de las primeras comunidades agricolas en la  prehistoria  del
hombre,  el calculo preciso del tiempo se convirtio en  elemento  importante
para la supervivencia,  al  depender  el éxito de las cosechas de la oportunidad de la siembra, unos meses antes.  Por  otra  parte,  cualquier fenómeno natural  de  causas
desconocidas se achacaba a la intervención de los dioses. En este marco histórico surgen simultaneamente la Astrología y la  Astronomía.

Los  sacerdotes  babilónicos eran también astrónomos  y  astrólogos.
Los planetas, cuyo movimiento regular por el cielo permitía  medir el tiempo,  fueron considerados divinidades con  poder sobre las cosas de los hombres.  En Babilonia, la observación del cielo data del tercer milenio antes de Cristo.

Posteriormente, los asirios recogieron la tradición astrológica de los babilonios.
La biblioteca de tablas de arcilla de Asurbanipal    contenía   documentos   astrológicos   sorprendentemente detallados.

De los caldeos y asirios, la Astrología paso a Egipto y Grecia.
El  primer manual de astrolog¡a,  el 'Tetrabiblos'  de  Ptolomeo, data  del  siglo II
de nuestra era.  Su contemporaneo,  el  poeta latino  Manilius,  escribió  :  'El mundo está  gobernado  por  la Parca, hay leyes fijadas para todo'.

En la actualidad,  la doctrina astrológica occidental se apoya, sobre todo,  en los escritos de Morin de Villefranche,  astrólogo frances del siglo XVII,  probablemente el más importante autor de tema astrológico.

Frecuentemente  se  acusa a la Astrología de carecer  de  rigor científico. 
Debido a la antigüedad histórica de esta  disciplina, sus  métodos,  basados en la combinación de un lenguaje propio de símbolos (signos, casas, planetas, etc.), con la observación a lo largo de los siglos,  de la correspondencia entre dichos símbolos
y los hechos o caracteres simbolizados,  no se adapta en aparienci a las  exigencias de rigor de las disciplinas más modernas. Esto no ha sido inconveniente para que personalidades de la Ciencia,  de la categoría de Newton,  Kepler, o Jung la hayan considerado con respeto si no la practicaron ellos mismos.